sábado, 17 de mayo de 2014

La carta de Antonio.


Me reafirmo, soy un tipo con suerte, la cantidad de cosas que me han pasado desde que un día me puse unas zapatillas y me puse a desgastarlas ha sido tal que la cosa ha ido mas allá de lo deportivo: he conocido mucha gente, muchas experiencias, me he hecho viejo, han pasado los años, han crecido mis hijos, mi familia ha ganado en trienios y otras varias más, pero hace unas semanas todo se superó al conocer a Antonio.

Estaba editando el blog cuando me leí un comentario en una de las entradas de "La Carretera de la Muerte", firmaba Antonio y simplemente decía: "Nací en 1932 y yo estuve allí". Al leer aquellas palabras y sin pensarlo le escribí un correo y le ofrecí este humilde rincón de internet por si quería contar mas cosas.

Cada vez que escribo un correo electrónico siempre incluyo al final mis datos y entre ellos está mi teléfono, se hace de una manera automática y Antonio lo utilizó para llamarme, tras varios intentos tanto de su parte como por la mía contactamos y hablamos.

Antonio tiene 82 años, vive en Francia, y lleva allí desde los quince, Francia le ha dado todo pero no pierde contacto con la tierra que le vio nacer y sigue todos los temas importantes que nos afectan por aquí, tiene una hablar pausado y con un ligero acento francés que lo hace entrañable, me contó como con esfuerzo y siendo un autodidacta consiguió abrirse un futuro en esa tierra gala, pero lo que más me impresionó fue cuando empezó a hablarme de su experiencia en la carretera hacia Almería, lo tenía escrito, tiene escritas muchas cosas porque no quiere olvidar y me las leyó, debo decir que cuando se escuchan historias en primera persona siempre resultan interesantes pero en este caso fue algo conmovedor y a la vez espeluznante. Al terminar de leer sus notas charlamos y me ofrecí a publicar en este blog todo aquello que quisiera y quedó en mandármelo por escrito, por carta, por correo postal, el de siempre, el de sello y papel.

Recibí la carta a los pocos días, con una caligrafía impresionantemente bella contaba con sus palabras esa experiencia tan horrible que tuvo que pasar con tan pocos años de edad en medio de un país que se enfrentaba consigo mismo por todos los rincones, algo horrible, pero todo contado por él cobraba mayor realismo y yo que he escuchado su voz y hecho el recorrido en dos ocasiones llego a verlo en mis pensamientos.

Os transcribo la carta tal como él la ha escrito, creo que es un documento del que tenemos que sacar muchas conclusiones, pero la principal es que no vuelva a ocurrir.


Javier: Le envío este resumen de la Huida de Málaga puede ponerlo en el blog, publicarlo o hacer lo que quiera.
No hay ningún dato que pueda comprometer a nadie.
Estoy a su disposición para toda información de aquí o de allá o para lo que necesite.
Soy ya un viejo, tengo 82 años, autodidacta, y hasta ahora bastante activo.
Los problemas actuales tanto económicos, como sociales, e incluso ecológicos nos interpelan.
Hay cosas que nos preocupan.
Un abrazo y hasta la suya
Antonio


La huida de Málaga (1937).

1ªparte

Vivíamos en una casita de campo, yo tenía cinco años (soy del 6 de enero de 1932), veo que mi padre carga unos cuantos sacos de ropa en la mula, y creyendo que íbamos a estar pocos días ausentes, descarga uno para que lleve menos peso.
Emprendimos el camino: mi padre (34 años), mi madre (25 años), mi abuela materna (62/64 años) y yo, atravesamos muchos campos, praderas, por una noche estrellada como son las noches de Andalucía. Buscábamos la carretera de Marbella.
Pasamos por un cortijo, propiedad de un hermano de mi abuelo; éste les dijo a mis padres: " Adonde vais con un niño tan pequeño, un viaje tan aperreado, dejármelo a mi hasta vuestra vuelta" (era un matrimonio sin hijos) mis padres no consintieron y continuamos los cuatro para adelante.
Llegamos a la carretera, de un lado el monte y al otro lado el mar.
Me acuerdo de los nombres de algunos pueblos: Salobreña, Jerga, Motril pero no sé si los digo en orden.
Se oían niños que se habían perdido y llamaban a sus padres; he oido referir que una mujer que llevaba un niño de pañales (un bebé) había perdido el niño y le quedaban en los brazos nada más que los pañales.
La huída duró ocho días con ocho noches.
Yo iba montado en la mula, y mi padre me había amarrado, porque al volar los puentes la mula se ponía de pié y podía dejarme caer.


2ªparte

Uno de los puentes estaba completamente volado algunos se echaban al mar, dos de mis tios que sabian nadar salvaron algunas personas.
Nosotros veníamos detrás, un capitán de aviación se acerca a mi padre pistola en mano y le dice: "una bomba ha caído cerca de mi mujer y no puede andar, si usted no la monta en la mula o si no la ayudáis; lo mato aquí mismo".
Mi madre y mi abuela le dieron cada una el brazo para seguir la marcha - y entonces el capitán nos hizo retroceder algunos metros (50, 100 no sé exactamente) y nos indicó una trocha en la montaña para pasar al otro lado del puente - para los que creen en los milagros éste puede ser uno.
Una noche parece ser que mi padre no sentía los pasos, ni los de la mula, y se dió cuenta que la carretera estaba llena de cadáveres, al lado había algunas casas y preguntó a un hombre que se encontraba no muy lejos: ¿qué es ésto? ¿No vé Vd?, le contestó, ¡la carretera está llena de muertos hoy ha habido un bombardeo enorme!
Lamento no poder dar detalles concretos, pues a esta edad, guardo algunos recuerdos, imágenes, pero me faltan los elementos: fechas, lugar, etc... sé que mi madre pidió pan a unos soldados republicanos para comer mi padre me ha recordado ya en Francia lo que yo le decía durante la huída y que yo había olvidado "Papá yo estoy muy cansado, no puedo más, déjeme aquí solito, yo soy muy pequeño, a mi nadie me hará nada"


3ªparte

Descansamos al interior de la verja de un hotel transformado en cuartel para las tropas republicanas, con mantas se hizo una especie de tienda de campaña.
Algunos militares preguntaron si se le quería lavar algunas prendas así es que mi madre y mi abuela se pusieron a lavar en un riachuelo - los militares nos traían comida - y a mi me llevaron a la cocina para llenarme un jarrito con chocolate.
En Almería entramos en un refugio para librarnos de los bombardeos = por primera vez vi la luz eléctrica
Despues vivimos como refugiados en Jaraco y Arafar (provincia de Valencia) y Darro (provincia de Granada) En este último pueblo llego el final de la guerra, el cuartel ocupado por los republicanos - fue recuperado por los nacionales.
Y retorno a nuestro pueblo.
Esto ultimo esta muy resumido pues tengo muchas paginas escritas.
Hemos estado mucho tiempo sin poder hablar.

viernes, 14 de marzo de 2014

La triple carrera en el Año Rambo.

La vida trascurre y se hace de todo, obligaciones y aficiones, pero a todo da tiempo si se organiza uno aunque a veces parezca difícil, pero yo tengo un truco y a este año 2014 he decidido darle el nombre de esta manera que afrontar las cosas sin agobios, el Año Rambo. Yo que fui acompañado en mi adolescencia por esa serie de películas creo que me debo a una de las frases que las hizo célebres y es cuando le preguntan a John Rambo: "¿Cómo vivirás?" y el responde: "Día a día..." y ese es mi secreto, entreno sacando horas de donde puedo y participo en las pruebas para tener un objetivo y hacer un "entreno" mejor, por eso me fui de nuevo a Prado del Rey y formar parte de los 370 inscritos en la Ultra Trail Sierras del Bandolero 2014.
Esta era la tercera vez que comenzaba esta experiencia deportiva. Mi primera vez fue dura por el maldito sueño, mi maldito punto débil y acabé al límite de tiempo, acabé pero con un sabor agridulce, por eso repetí al año siguiente.
En mi segunda participación la lluvia tuvo un papel destacado, el recorrido se tuvo que recortar porque el rio Guadiaro se había salido de su cauce, yo abandoné en Villaluenga con una hipotermia tremenda tras 9 horas eternas y muy húmedas, por supuesto tenía que volver y terminar en condiciones.
En esta tercera edición me acompañaba Arturo, tras Gales hemos vuelto a coincidir tanto en la lluviosa edición de esta Ultra y en Madrid-Segovia, habíamos quedado en volver a esta zona y llegar juntos y de manera honrosa hasta el final. Nos acompañaba también Óscar, amigo de Arturo y ahora de todos, que se estrenaba en la distancia, lo máximo que había hecho era los 60km en el Gran Trail de Peñalara. Y completando el grupo estaba Sergio K2, un clásico de la selva kroqueta, y Ernesto Fidel, otro compañero habitual de nuestro territorio.
Preparé la logística con cuidado, las bolsas que podíamos dejar en los avituallamientos llevaban ropa seca y buenas dosis de refresco de cola para animarme, todo funcionó y me sirvió.
En la salida saludé a muchos conocidos, entre ellos a Ramón de la Flor que fue el que me acercó el año pasado a una parada de autobús en San Fernando desde Prado del Rey para poder llegar a Algeciras y al que estoy profundamente agradecido por aquello.
Salimos juntos y mantuvimos más o menos el grupo en todo el recorrido, eso nos sirvió para superar los malos momentos, los duros y los mas duros, cada uno tiene su punto débil y salieron todos en las 34 horas que tardamos en recorrer la distancia de 150km.
Al ir en grupo fuimos marcándonos objetivos, los avituallamientos eran nuestras metas e iban cayendo una tras de otra a un ritmo aceptable y con muy buen sabor de boca.
Esta maravillosa prueba deportiva tiene tres zonas muy diferenciadas, tres carreras muy diferentes: Prado del Rey-Villaluenga, Villaluenga-Villaluenga, Villaluenga-Prado del Rey; tres trozos muy diferentes que hacen todavía mas interesante este trail.
Las buenas sensaciones que tengo desde que terminé esta edición hace que se me haya olvidado bastante todos los malos momentos que particularmente yo tuve y es que en esta ocasión fueron menos de los habituales, sobre todo el tema del sueño y pues la ingestión de grandes cantidades de refresco de cola hizo su efecto, y la compañía hacía que me espabilara pues íbamos distrayendo a Morfeo.
La gran curiosidad de la jornada fué el encontrarme en Jimera de Líbar un autobús de Conwy, os recuerdo de Conwy era donde comenzó la Dragon´s Back Race en Gales y no sé que hacía un vehículo de esas características en un pueblo tan perdido y encima a nuestro paso... ¿será una señal?
Llegamos un poco antes de las 4 de la mañana a Prado del Rey, con una borrachera de sueño tremenda pero satisfechos y en puesto digno, en mi caso 5 horas menos que la primera vez. Quedamos en la posición 106 de los que llegaron al final y que no fueron muchos pues de los 370 no llegaron mas de 200.
Ha sido un "entreno" duro pero muy bien aprovechado y es que yo sigo viviendo "día a día".
Quiero aprovechar para agradecer profundamente al Club Tritón y a todos los voluntarios su trabajo, sin ellos no sería posible esta prueba, ha sido un gran trabajo de organización, enhorabuena.

domingo, 23 de febrero de 2014

Maratón de Sevilla 2014

Esto de los maratones me gusta, y sobre todo el de Sevilla, como me coge cerca me gusta asistir y en esta ocasión me quedé sin dorsal, resulta que se acabaron tres meses antes de la fecha del evento, toda una locura, 9000 personas se apuntaron y solo me quedaba que alguien me cediera uno aunque corriera con otro nombre, la cosa es participar.
Es la séptima vez que voy y he visto evolucionar esta carrera, este año se ha celebrado el 30º aniversario y se ha convertido en un "monstruo" tanto para bueno como para malo. Se han mejorado cosas pero otras están "fallando".
Una cosa que ha mejorado es la entrega de los dorsales, que se ha trasladado al FIBES, la feria de muestras de Sevilla, donde también se celebra las comidas que son multitudinarias, tanto antes como después de la carrera.
La organización se ha transformado para que todo se pueda vender, hay de todo y para todos.

En la feria otras ciudades venden sus carreras, ofrecen sorteos de inscripciones para "enganchar" a posibles participantes.

Por supuesto saludé a muchos conocidos, algunos asisten como corredores y otros que han convertido su afición en una manera de ganarse la vida y que estaban allí ofreciendo todos sus conocimientos, como mi amigo Poty que lo inmortalicé en esta foto.
Otras marcas y productos relacionados con este mundo intentaban llamar la atención con todo tipo de merchandasing.


La salida ha sido igual que el año pasado, fuera del estadio, no cabemos dentro, y este año nos han compartimentado por tiempos cosa que está muy bien pues nos molestamos unos a otros si no lo hacen.
Yo me puse cerca del guía de las 3:30, que era Pablo Castillo, un colega muy competente que iba sobrado y con un ritmo muy bueno. Me puse junto a él a probar, y es que la preparación  que llevaba era bastante floja y aguanté bastante bien hasta el kilómetro 24 donde un calambre en el pie derecho me hizo ver las estrellas, no sabía que hacer, en alguna ocasión me ha ocurrido cuando corro y lo he solucionadocaminando descalzo, aquí no tenía opciones, estaba cerca del estadio del Betis y de todas formas tenía que ir hasta el estadio, me daba lástima perder la carrera y tener encima que ir "hasta allí", y tras pensarlo me descalcé y me puse a correr, inmediatamente se me quitó el calambre y me encontré mejor, pero descalzo tenía que ir mas pendiente de lo que piso.
Tras 18 kilómetros llegué al estadio un poco dolorido por ir descalzo pero muy satisfecho por haber resuelto un posible fracaso y me quedé en 3h41min, bastante mas que aceptable para la preparación que llevaba.

Hay que destacar que la organización ha fallado en los avituallamientos, somos muchos y había momentos que no podíamos acercarnos, tienen que mejorar y una de las soluciones sería ponerlos en ambos lados de la calle. También han fallado las salidas de los aparcamientos alrededor del estadio, se han bloqueado porque no han previsto una salida que no cruce el itinerario de la carrera y ha obligado a que los coches esperen a que termine la prueba, un desastre.
Creo que el Maratón de Sevilla es un gran acontecimiento que no debe “degenerarse”, espero que la organización siga manteniendo el espíritu con el que nació y haga un poco de autocrítica.

sábado, 1 de febrero de 2014

Redescubriendo Cádiz.

Aunque se viva en Algeciras y la distancia a nuestra capital de provincia sea de poco más de 120km para la mayoría la distancia "mental" es mayor, no somos una provincia alrededor de una capital, somos muy diferentes y eso hace de nuestra provincia una tierra muy atractiva, una diversidad que se nota en cada rincón.

Tuve la suerte de vivir en Cádiz cumpliendo el servicio militar y esto me dio la oportunidad de conocer muchos rincones de esta maravillosa ciudad, rincones que pasan desapercibidos si no se dedica uno a observar, escuchar y a disfrutar del paseo. La historia de esta ciudad es compleja y rica, triste y alegre, se ve a cada paso, y después de aquella estancia he encontrado una ciudad muy cambiada, a mejor, impresionantemente a mejor. La desaparición de la vía del tren por su soterramiento y la presencia de cruceros ha transformado la ciudad que se muestra ahora mas preparada a recibir al viajero. 

Cádiz es carnaval, es la Habana sin negritos, es recuerdo de nuestro pasado colonial, es gracia, es grastronomía, es playa, es atardecer, es mar y además la mezcla de todo, una pasada. Merece una visita, merece redescubrirla.